De nuestro amigo José Antonio Romero y con ocho nominaciones a los Premios Goya os damos la oportunidad de ver “Flores en la Basura”.

PROYECCION FLORES EN LA BASURA – MURO de ALCOY – MICROVINYA
El 25 de marzo de 2021 19:00 – 21:00

https://www.google.com/url?q=https%3A%2F%2Fus02web.zoom.us%2Fj%2F6079022350%3Fpwd%3DSjI4a05pMlVkRC90bjU2NHYyV3F5QT09&sa=D&ust=1617014578275000&usg=AOvVaw1JTrKtePpFg0Tj1v6byy0m

ID de reunión: 607 902 2350
Código de acceso: 621081

En el verano de 2007 comenzó la Gran Recesión. Cuando se inició parecía que iba a ser una crisis cíclica más. No ocurrió así. Se trató –se trata- de una crisis larga, profunda y muy compleja de solucionar. Es una de las cuatro crisis mayores del capitalismo, junto a las dos guerras mundiales y a la Gran Depresión. Crisis que pronto superan el territorio de la economía, se extienden a la política, las ideas y la vida cotidiana de los ciudadano y… tienen un enorme potencial destructivo.

Las secuelas de la Gran Recesión, muchas de ellas devastadoras, serán tan significativas como la caída del Muro de Berlín, los atentados de las Torres Gemelas o los de Madrid.
La crisis empezó con el estallido de las hipotecas locas, -imposibles de pagar por quienes las habían firmado-. Se trasladó a las entidades financieras – quiebra de Lehman Brothers-. Y pronto se contagió al mundo real: paro, empobrecimiento, desigualdad, reducción de la protección social, precarización, etc.
Una década después el mundo vuelve a crecer y ha entrado en una especie de normalidad. Es hora de analizar quiénes han sido los perdedores de la Gran Recesión: los jóvenes, las mujeres, los trabajadores entre 35 y 45 que ya nunca serán aquello para lo que se formaron, los mayores de 45 años que se han quedado en paro, los rezagados en la revolución tecnológica y robótica, aquellos cuyas empresas fueron deslocalizadas a otros países en busca de condiciones laborales más favorables para sus dueños, etc: “el proletariado emocional”.
Esta película trata de todos ellos…